blog deudas con hacienda pueden llegar a prescribir

Preguntas frecuentes sobre la prescripción de deudas con Hacienda y Seguridad Social

El tema de la prescripción de deudas con Hacienda y la Seguridad Social es un asunto que puede generar muchas dudas y preocupaciones en los contribuyentes. Muchas veces nos preguntamos si nuestras deudas con estas entidades prescriben, cuándo prescribe, o si puede haber alguna excepción en el caso de deudas concretas. Es por ello que en este artículo vamos a abordar las principales preguntas relacionadas con la prescripción de deudas con Hacienda y la Seguridad Social. Concretamente, vamos a responder a cuestiones como ¿cuánto tiempo tarda en prescribir una deuda con Hacienda? ¿Cómo puedo saber si una deuda ha prescrito? ¿Cuántos años nos puede revisar Hacienda? ¿Existen deudas que no prescriben nunca? Además, también ahondaremos en temas como la prescripción en fase de embargo, la prescripción de deudas tributarias de ayuntamientos o la diferencia entre la prescripción de deudas de una empresa con Hacienda y con la Seguridad Social. Sigue leyendo para descubrir todo lo que necesitas saber sobre la prescripción de deudas con Hacienda y la Seguridad Social.

¿Cuánto tiempo tarda en prescribir una deuda con Hacienda?

Una de las principales preocupaciones de los contribuyentes es el plazo que tiene Hacienda para reclamar una deuda pendiente. Todos sabemos que un día u otro, la Administración Tributaria llama a nuestra puerta reclamando el pago de alguna cantidad que consideran que les debemos.

Pero, ¿es cierto que las deudas con Hacienda pueden prescribir? La respuesta es sí, y es importante conocer los plazos establecidos para no llevarnos sorpresas desagradables.

La Ley General Tributaria establece diferentes plazos de prescripción en función del tipo de deuda. En el caso de impuestos, el plazo general es de 4 años a partir del último día de presentación del período voluntario de pago. Es decir, si presentamos nuestra declaración de la renta el 30 de junio de 2021, la deuda correspondiente prescribirá el 30 de junio de 2025.

Existe también la posibilidad de que Hacienda iniciara un procedimiento de inspección sobre la deuda en cuestión. En este caso, el plazo de prescripción se amplía a 6 años. Y si se trata de deudas correspondientes a obligaciones de declaración o autoliquidación, el plazo se extiende hasta los 10 años.

Pero ojo, estos plazos pueden interrumpirse por diferentes causas, como por ejemplo un reconocimiento de la deuda por parte del contribuyente o la realización de alguna actuación por parte de la Administración para la recaudación de la deuda.

Y si no estamos seguros de si una deuda ha prescrito, lo mejor es acudir a un profesional que nos pueda asesorar y evitar posibles problemas con la Administración.

¿Cómo puedo saber si ha prescrito una deuda con Hacienda?

Las deudas con Hacienda son uno de los principales dolores de cabeza para los contribuyentes. A veces, por diferentes motivos, podemos olvidar o descuidar pagar ciertas deudas con la Agencia Tributaria. Sin embargo, es importante estar al tanto de las fechas de prescripción de estas deudas, ya que si pasa el tiempo necesario, podemos beneficiarnos de su prescripción.

La prescripción de las deudas con Hacienda significa que la obligación de pago ha caducado y, por lo tanto, no es necesario abonar dicha deuda. Pero, ¿cómo podemos saber si una deuda con Hacienda ha prescrito? A continuación, te mostramos los pasos a seguir:

  1. Revisar la fecha de la notificación: el plazo de prescripción de una deuda comienza a contar desde la fecha en que recibimos la notificación de la deuda por parte de Hacienda. Es importante tener en cuenta que, si la notificación se realizó de manera fehaciente (por ejemplo, mediante una carta certificada), el plazo de prescripción será de 4 años.
  2. Consultar el periodo de prescripción: el periodo de prescripción ordinario de las deudas con Hacienda es de 4 años. Sin embargo, existen casos en los que este plazo se amplía a 10 años, como en el caso de las deudas por fraude o las deudas por delito fiscal.
  3. Verificar otras circunstancias: además de los plazos mencionados anteriormente, la prescripción de una deuda con Hacienda puede verse afectada por otras circunstancias, como por ejemplo, si se ha iniciado un procedimiento de inspección o si se ha reconocido la deuda por parte del contribuyente.
  4. Consultar con un asesor fiscal: si tienes dudas acerca de la prescripción de una deuda con Hacienda, siempre es recomendable que te pongas en contacto con un asesor fiscal que pueda orientarte y ayudarte en estos temas.
  5. Recuerda que, ante cualquier duda o situación relacionada con tus obligaciones fiscales, siempre es recomendable buscar asesoramiento por parte de profesionales que puedan ayudarte a tomar las mejores decisiones para tu situación financiera.

    ¿Cuántos años te puede revisar Hacienda?

    A todos nos preocupa en mayor o menor medida que Hacienda nos revisen nuestras declaraciones de renta y/o patrimonio. Si tienes dudas sobre cuántos años atrás puede remontarse una inspección de Hacienda, aquí te lo explicamos.

    Según lo establecido en la Ley General Tributaria, Hacienda tiene un plazo de 4 años desde que finaliza el plazo de presentación de la declaración para realizar una revisión. Por ejemplo, si se trata de la declaración de la renta del año 2021, Hacienda podría revisarla hasta el 30 de junio de 2025.

    Sin embargo, hay situaciones en las que Hacienda puede revisar declaraciones de años anteriores. Una de ellas es cuando se detecta que se ha omitido más de 120.000€ en ingresos o se ha omitido más de 50.000€ en gastos, en cuyo caso se amplía el plazo de revisión a 10 años.

    Hacienda también puede revisar años anteriores si se detecta una omisión de datos importantes, como no declarar todos los ingresos o falsificar documentos, en cuyo caso se amplía el plazo a 4 años desde que se descubrió la irregularidad.

    En casos de fraude o delito fiscal, el plazo de revisión se extiende a 20 años. Por lo tanto, es importante ser precavido y mantener documentación que justifique los ingresos, gastos y transacciones relacionados con nuestras declaraciones de impuestos.

    Es importante ser transparente y mantener los documentos que respalden nuestras declaraciones para evitar problemas con Hacienda.

    ¿Qué deudas no prescriben nunca?

    Antes de hablar sobre las deudas que no prescriben nunca, es importante entender el concepto de prescripción de deudas. La prescripción de una deuda se refiere al tiempo en el cual el acreedor puede exigir el pago de una deuda a su deudor.

    Según la legislación vigente, la mayoría de las deudas prescriben a los 5 años. Esto significa que, después de ese tiempo, el acreedor ya no puede reclamar el pago de la deuda al deudor, ya que se considera que ha pasado demasiado tiempo y no es justo exigir el pago. Sin embargo, existen algunas excepciones a esta regla, es decir, hay ciertas deudas que no prescriben nunca.

    Deudas que no prescriben nunca

    • Deudas con la administración pública: Las deudas con organismos o entidades del Estado, como por ejemplo el pago de impuestos o multas, nunca prescriben. Esto se debe a que el Estado tiene un interés público en cobrar estas deudas, y por lo tanto, tiene un plazo ilimitado para hacerlo.
    • Deudas alimentarias: Las deudas relacionadas con la manutención y sostenimiento de un hijo o cónyuge no prescriben nunca. Incluso si han pasado más de 5 años, el acreedor puede seguir exigiendo el pago de esta deuda.
    • Deudas por fraude: Si una deuda fue contraída mediante fraude o engaño, no prescribirá nunca. Esto se aplica en casos de compras realizadas con tarjetas de crédito o préstamos fraudulentos.
    • Otras deudas que no prescriben nunca incluyen las deudas relacionadas con delitos penales, indemnizaciones por daños y perjuicios, y deudas establecidas en un contrato sin plazo de vencimiento.

      Artículos relacionados